menu
podemos pablo iglesias
settings
Casado « solo Podemos defiente a delincuentes »
El plan de Albert Rivera en cuanto llegue a La Moncloa: cuadriplicar su sueldo como presidente

Arcadi Espada pide castigar a mujeres que den a luz a « hijos tontos, enfermos y peores »


Hoy Arcadi Espada firma en Elmundo.es uno de los artículos más vomitivos que he leído en un periódico.

outono.net
2018-05-06

Hoy Arcadi Espada firma en Elmundo.es uno de los artículos más vomitivos que he leído en un periódico. En él tacha de “crimen contra la humanidad” respetar el derecho a nacer de los niños con discapacidad. Es decir, que este energúmeno considera que debería forzarse a abortar a las madres que esperen un hijo con, por ejemplo, el síndrome de Down.

Espada añade que el propósito de Gallardón de suprimir el aborto eugenésico “rompe el consenso público sobre los derechos humanos en Occidente”. ¿Desde cuándo en Occidente existe un consenso para cargarse a los discapacitados antes de que nazcan? Antes bien, el Artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: “Todo individuo tiene derecho a la vida”. No hace excepciones con enfermos ni con discapacitados. No dice por ninguna parte que haya que matar a nadie en ningún momento de su vida por no estar bien de salud. Conviene no confundir dicha Declaración con un famoso libro alemán en cuya portada aparecía un tipo con un pequeño bigote y cara de mala leche, y digo esto porque ese artículo en Elmundo.es guarda un peligroso parecido con ciertas cosas que se leen en dicho libro: “el objetivo único debe ser la conservación de la salud del pueblo, tanto desde el punto de vista físico como del intelectual. La libertad individual debe ceder el sitio a la conservación de la Raza.” (…) “La cuestión de hacer imposible a los seres tarados la procreación de una descendencia también tarada es un imperativo de la más clara razón y significa, en su aplicación sistemática, la más humana acción de la sociedad.”

Espada pide tratar como criminales a las madres… ¡por no abortar!

¿Alguien piensa que con esa última comparación he exagerado? Atención a esta majadería que pone Espada en su artículo de hoy:

“Si alguien deja nacer a alguien enfermo, pudiéndolo haber evitado, ese alguien deberá someterse a la posibilidad, no solo de que el enfermo lo denuncie por su crimen, sino de que sea la propia sociedad, que habrá de sufragar el coste de los tratamientos, la que lo haga.”

Quiere tratar como a criminales a las madres que no aborten a un hijo discapacitado. Más claro que el agua. Otros adornaban cosas tan repugnantes con apelaciones a la salud racial. Éste apela al gasto sanitario. El resultado es la misma basura ideológica e inmoral. Y lo digo como nieto, pues según la basura que escribe Espada, mi abuela debió ser tratada como una criminal por traer al mundo a un niño con síndrome de Down. Es decir, por traer al mundo a un hombre que es mucho mejor persona que Espada. Y es que a mi tío nunca le he visto pidiendo que se mate a nadie ni que se encarcelase a una madre por querer igual a un hijo sano que a uno enfermo.

Por cierto: el año pasado Espada escribió: “Yo soy partidario de la absoluta libertad para la embarazada”. Pues vaya una idea de la “liberad absoluta” que tiene este tipo… Dicho sea de paso: los que dicen ahora lo mismo que decía entonces Espada, ¿cuánto tardarán en adherirse a la aberrante tesis que defiende hoy el periodista barcelonés? Porque una vez se pierde el respeto por la vida humana -que es el derecho humano más básico-, lo siguiente es perderlo por la libertad ajena. Arcadi Espada es una clara muestra de esa deriva totalitaria. Espada insulta a los discapacitados: “tontos, enfermos y peores” Pero la deposición intelectual firmada por Espada no se acaba ahí. También se refiere al movimiento provida diciendo que “alza la voz histérica cada vez que se plantea la posibilidad de diseñar hijos más inteligentes, más sanos y mejores”. Flipante. Este tío habla de “diseñar” seres humanos como quien habla de fabricar muñecas, y se queda tan ancho. Es más: dice que los provida “tratan impunemente de imponernos su particular diseño eugenésico: hijos tontos, enfermos y peores”. No podía faltar el insulto a los discapacitados, muy en línea con esa despreciable tendencia abortista a denigrar a aquellos seres humanos a los que propone liquidar, en un nada disimulado intento de que la sociedad sienta menos piedad hacia ellos.

Denigran a los discapacitados para justificar su eliminación antes de nacer

No es la primera vez que se lee una propaganda tan burda y repugnante contra enfermos y discapacitados. Sin salir de las páginas de Elmundo.es, el año pasado Rosa Regás publicó otro artículo insultando a los discapacitados, a los que tachaba de “monstruos”. Para la escritora progre la monstruosidad no es matar y descuartizar a los más débiles: para ella lo es un bebé que sufre una minusvalía. El propio Arcadi Espada ya apuntó el año pasado algunas de las salvajadas que escribe hoy, en otro lamentable artículo en el que también defendía el aborto eugenésico forzado apelando a motivos presupuestarios. Hace unos días era un dirigente del PSOE el que se unía a la ola de insultos llamando “deformes” a las víctimas del aborto eugenésico. La anunciada reforma de Gallardón, que dice querer suprimir el aborto eugenésico, y la ofensiva abortista lanzada por el PSOE, que en este tema está llegando a las cotas más infames de extremismo ideológico, parece aventurar que seguiremos leyendo más insultos y burradas contra los discapacitados para intentar justificar lo injustificable.

El Mundo debe pedir perdón a enfermos y discapacitados por esta infamia

Tras los horrores provocados por el nazismo, y tras la cruenta guerra que le costó al mundo sacudirse de ese yugo totalitario, es alarmante comprobar que aún quedan individuos sin escrúpulos capaces de publicar majaderías tan parecidas a las tesis nazis como las publicadas hoy por Elmundo.es. Pedro J. Ramírez debería plantearse a qué clase de personas está fichando como columnistas, y haga eso o no, y ya que no espero rectificación alguna de alguien que ha llegado al grado de fanatismo necesario para escribir el artículo que hoy firma Arcadi Espada, ese periódico debe pedir perdón a enfermos y discapacitados y a sus familiares por las barbaridades e insultos contra ellos que incluye hoy en sus páginas. Y me cuento entre los ofendidos: como sobrino de una persona con síndrome de Down. Leer esas salvajadas en Elmundo.es ha hecho que me sienta ultrajado por Arcadi Espada y por ese periódico.