Inicio - corrupcion

Carta de una humilde mujer a Albert Rivera: - Sus hojas de cálculo son más falsas que sus promesas

Albert Rivera en una de sus intervenciones.
La agresividad de sus interrupciones, la confianza ciega en que las hojas de cálculo van a sacarnos de la crisis, la camisa remangada como el lobo que se untaba la pata peluda de harina apetitosa para entrar al saqueo.
Editado por contrainformacion.es | Original: Ver original. | 2017-10-15

Apreciado Sr. Rivera:

Mi familia y yo le hemos visto por televisión y le escribo para decirle que nos ha impresionado su apostura y su confianza en sí mismo, la seguridad de sus argumentos, el aroma de éxito fácil que se le sale por los ojos. La agresividad de sus interrupciones, la confianza ciega en que las hojas de cálculo van a sacarnos de la crisis, la camisa remangada como el lobo que se untaba la pata peluda de harina apetitosa para entrar al saqueo.

Sabe, Sr Rivera, a usted se le nota que se ha quitado la corbata que siempre lleva puesta. No sé cómo explicarlo, como si las corbatas de los poderosos fueran indelebles y cuando uno las lleva luego se le nota el esfuerzo de parecer normal. Nos hemos dado cuenta de que no era apostura, sino impostura, cuando aseguró que antes de repartir había que generar la riqueza, porque eso sí que ya lo hemos oído antes, en todas las negociaciones de salario llevamos años oyendo que tenemos que trabajar aún un poquito más pero que ahí, a la vuelta de la esquina, digamos en la próxima legislatura, nos va a llover riqueza casi sin que la pidamos, porque va a haber para todas y nadie va a seguir enriqueciéndose a nuestra costa.

Lamento decirle, señor Rivera, que las hojas de cálculo no nos las creemos, porque tragan con todo lo que una les meta, porque son mucho más falsas que las promesas electorales de la derecha, porque las de abajo estamos bien abajo pero no por idiotas, sino porque otros y otras como usted están arriba. Ustedes están detrás del mostrador del banco, nosotras estamos detrás de la barra que les sirve el café, detrás del delantal y del uniforme que a alguien preocupado por la imagen corporativa le parezca bien ponernos. Señor Rivera, su modo campechano nos resulta truculento: debajo de la harina con la que unta su patita asoman los pelos negros del liberalismo feroz.

1
Copyright & copy 2014 - 2017

- No reserva derechos de autor.

Visita nuestro: LinedIn | Twitter | Facebook