Inicio - opinion

Por que el referendum por la independencia ha resultado ser tan violento

La gente choca con guardias españoles de Guardia Civil fuera de una mesa de votación en Sant Julia de Ramis el domingo
Los próximos pasos del gobierno central de España y de los catalanes a favor de la independencia son desconocidos, pero la crisis no muestra signos de ir a mejor.
Editado por Isaac Chotiner | Original: Ver original. | 2017-10-03

Catalunya, el domingo, las fuerzas españolas se opusieron a la región por intentar organizar un referéndum de independencia. Cientos de personas resultaron heridas y muchas personas no pudieron votar. Entre los que lo hicieron, alrededor del 90 por ciento votó a favor de la independencia. Los próximos pasos del gobierno central de España y de los catalanes a favor de la independencia son desconocidos, pero la crisis no muestra signos de ir a mejor.

Hablando por teléfono con Sebastiaan Faber, profesor de estudios hispanos en el Colegio Oberlin y autor del libro "Batallas de Memoria de la Guerra Civil Española: Historia, Ficción, Fotografía", para hablar de como han empeorado las cosas en una de las democracias más grandes de Europa. En el transcurso de nuestra conversación, que ha sido editada y explicada por claridad, hemos discutido las formas en que España no ha superado la dictadura franquista, cómo la crisis financiera exacerbó la política española y por qué este fin de semana dejará una marca permanente en Cataluña .

Isaac Chotiner: Para las personas que no entienden el profundo deseo catalán de independencia, al menos entre una parte importante de la población, ¿cómo lo explicaría?

Sebastiaan Faber: Hay una explicación a largo plazo y una más corta. La explicación a largo plazo es en realidad que España se formó como un estado en el 1400, pero nunca dejó de ser un estado multinacional. Siempre estaba compuesto de comunidades que realmente se identificaban más como catalán o vasco o gallego o algo más que como español. Y así quedo la cosa. Hubo un resurgimiento de esos sentimientos a finales del siglo XIX, y en la década de 1930, cuando España se convirtió en república, esos sentimientos se manifestaron políticamente en el deseo de una cierta autonomía regional y en la concesión de autonomía regional. Galicia, el País Vasco y Cataluña obtuvieron un estatuto especial como regiones autónomas dentro del Estado español.

Pero entonces, dentro de la dictadura franquista, que duró desde 1939-1975, esas aspiraciones fueron duramente reprimidas hasta el punto de que a las personas no se les permitió legalmente dar a sus hijos un nombre vasco, gallego o catalán. Tuvieron que darles nombres castellanos. Y todas las otras expresiones de nacionalidad también fueron realmente reprimidas.

Entonces Franco muere, España se convierte en una democracia a finales de los años 70, y la gran pregunta es qué hacer con esta identidad multinacional. La solución encontrada entonces y generalmente considerada como brillante o por lo menos muy apropiada para la situación, era convertir a España en un estado semi-federal donde dentro del estado español hay 17 comunidades autónomas, incluyendo el País Vasco, Galicia y Cataluña. Así que la gente de Cataluña se ha considerado desde hace mucho tiempo como diferente de España con su propia lengua y cultura y todo eso.

Entonces, ¿por qué ha resurgido tan apasionadamente en el último par de años?

La razón a corto plazo es que los políticos españoles conservadores y los partidos conservadores españoles nunca han aceptado plenamente el carácter multinacional de España. Esto tiene que deberse a que, según creo, han evolucionado a partir del franquismo y nunca han arrojado la visión de Franco de España como un país orgullosamente unificado y bastante homogéneo.

En 2006, Cataluña expresó su deseo de actualizar su constitución regional. Una nueva versión del estatuto fue aprobada, y luego aprobada por el Parlamento español, por lo que en principio las cosas eran buenas. Una de las cosas interesantes de este nuevo estatuto fue que llamó a Cataluña una nación, mientras que en la Constitución Española se la llama una nacionalidad, no una nación. Así que había algún tipo de actualización. En ese momento, el principal partido conservador español presentó un recurso contra el nuevo estatuto ante el Tribunal Constitucional de España, que en 2010 declaró inconstitucionales partes importantes del nuevo estatuto. Esto fue una bofetada en la cara a mucha gente en Cataluña, que vio como otra prueba de que España nunca respetaría quiénes eran o tomaría su identidad en serio.

Y cuando digo identidad, siempre ha habido consideraciones financieras. Esto implica la cantidad de control que tiene Cataluña sobre sus propios ingresos fiscales y la forma en que el Estado español distribuye riqueza y fondos, en los que regiones relativamente ricas como Cataluña terminan dando más dinero al tesoro nacional de las que reciben de él. Pero en 2010, estuvimos uno o dos años en la Gran Recesión, y la conciencia de estar financieramente en desventaja vino encima de la indignación por lo que el tribunal estaba haciendo.

Fuente Original: Slate
Traducido por: podemospabloiglesias.com

1
Copyright & copy 2014 - 2017

- No reserva derechos de autor.

Visita nuestro: LinedIn | Twitter | Facebook