menu
podemos pablo iglesias
settings
Pablo Iglesias: « Quien compara los escraches con las amenazas fascistas es un miserable »
Unidos Podemos hace estallar a Inda con una medida fulminante sobre el Valle de los Caídos

UNIDOS PODEMOS PRESENTA UNA PROPOSICIÓN DE LEY CONTRA LA PRECARIEDAD Y POR LA ESTABILIDAD EN EL EMPLEO


La alta temporalidad, el fraude en la contratación en la jornada parcial, una elevada rotación en el puesto de trabajo y la inestabilidad laboral se han generalizado en nuestro mercado de trabajo, extendiendo la precariedad.

podemos
2018-07-07 11:32:35

La precariedad laboral se ha generalizado en nuestro país

Vivir de forma precaria implica sobre todo inestabilidad y falta de seguridad. Aunque la precariedad no se circunscribe a las condiciones del puesto de trabajo, sí está relacionada muy directamente con la falta de garantías sobre la continuidad de los recursos materiales para vivir. Para la mayoría de la población, esto significa el acceso a un empleo seguro y con un salario suficiente.

Por eso, si algo resume bien los costes sociales de la última «década perdida» en España es la destrucción de empleo y el deterioro de las condiciones laborales. Entre 2008 y 2013 se perdieron 3,8 millones de empleos y se llegó a alcanzar una tasa de paro del 26 % —actualmente el nivel de empleo sigue muy por debajo de sus niveles precrisis (en concreto 1,8 millones de ocupados menos)—. En 2017, la tasa de paro media aún fue del 17 %.

El deterioro que supone esta situación laboral para las condiciones de vida de la población se ve agravado, además, por otros tres factores: en 2017 hubo dos millones de personas que se encontraban en una situación de desempleo de larga duración (más de un año); solo la mitad de las personas en paro reciben una prestación, y el empleo que se está creando se caracteriza por un elevado nivel de precariedad y unos salarios que, en muchos casos, son inferiores a los que había antes de la crisis. Por ejemplo, las personas menores de 26 años que acceden al mercado de trabajo lo hacen con unos salarios que son un 30 % más bajos a los que habrían cobrado en 2008. La obtención de un empleo ya no asegura tampoco salir de la pobreza: un 13 % de los trabajadores y trabajadoras se encuentra en esta situación.

Seguir leyendo